¿Quienes somos?

Padre Marcel Roussel-Galle

El Fundador

El Padre Marcel Rousel – Galle nació el 8 de junio de 1910 en Les Fins, pequeño pueblo de Besancon, en Francia.
Muy pronto sintió la llamada al sacerdocio. Después de su periodo de formación en el seminario recibió la ordenación sacerdotal el 22 de diciembre de 1934.
Frente a una compleja y cambiante situación religiosa de su tiempo, movido por el Espíritu santo tuvo la inspiración de formar una familia misionera compuesta de jóvenes trabajadores. Animado por el entonces arzobispo de París, fundó oficialmente la familia de las Trabajadoras Misioneras de la Inmaculada el 11 de febrero de 1950, que se convirtió rápidamente en una familia internacional con la llegada de hermanas de África, de Asia, de América uy de Oceanía.
El P. Marcel Rousel – Galle recibió la inspiración de continuar la misión de Jesús en la Iglesia, a través de la creación de los restaurantes L’Eau Vive, entre otras muchas iniciativas.
Murió en Roma, el 22 de febrero de 1984

Las Trabajadoras Misioneras de la Inamculada.

Respondiendo a la llamada del Señor, nos consagramos por toda la vida, haciendo vida fraterna en comunidad, siguiendo el ejemplo de Jesús, María y José, la Sagrada Familia. Buscamos vivir un espíritu de una familia internacional y así formamos la Sociedad de Vida Apostólica Donum Dei (Si conocieras el don de Dios). San Francisco de Sales y Santa Teresa de Lisieux son nuestros maestros de vida espiritual. La Inmaculada Concepción y Santa Juana de Arco son nuestros modelos de vida esponsal en este mundo.
Las Trabajadoras Misioneras de la Inamculada
Jesús y la mujer samaritana junto al pozo de Jacob

A¿¨Por qué l’Eau Vive (el Agua Viva)?

El Agua Viva toma su inspiración del evangelio de San Juan. Mientras Jesús atravesaba la región de Samaria se paró en las cercanías del pozo de Jacob. Llegó una mujer a tomar agua. Jesús la cuestionó y poco a poco le reveló el misterio del dono de Dios, confiándole que Él mismo era el agua viva, es decir, el agua que satisface todo tipo de sed. Según las circunstancias de tiempos y lugares, nosotras buscamos a través de cualquier actividad, que todos los hombres y las mujeres sientan la llamada de Jesús: «dame de beber», y quieran así acercarse a Jesús para tomar de Él la verdadera agua que brota hasta la eternidad. L’Eau Vive es el primer medio de aquel proyecto apostólico amplio y apasionante en el cual la Inmaculada en su advocación de la Virgen de los Pobres (apariciones marianas en Banneux, Bélgica en 1933), tiene un puesto irremplazable. Así lo testimonia el canto del Ave María de Lourdes que se eleva todos los días en los restaurantes de “L’Eau Vive”.

Todas las tardes el canto del Ave María

error: Content is protected !!